bloc dels sommeliers d'El Petit Celler

Do, Re, Mi… Tocando el violín

Publicat el 30/01/2015 a les 13:58, per

Do Re MiUn día hablando con un gran sumiller, me comentó que la uva no entiende de fronteras (sólo las climatológicas), que las fronteras las hemos puesto nosotros, nos gusten como están o quisiéramos diferentes.

Por otra parte, existen las Denominaciones de Origen.

Según su definición, una Denominación de Origen, es un producto de una zona determinada con unas características determinadas. Hay muchas veces que las Denominaciones tienen Subzonas. Incluso los hay que en su interior incorporan Vinos de Finca. Es como si se fuera pasando por un embudo, llegando a microclimas dentro de las mismas Denominaciones.

No ocurre lo mismo en otras Denominaciones, que en lugar de enclavar en una zona geográfica con unas características organolépticas y climatológicas, se engloba todo dentro de un método de hacer este tipo de vino. Estoy hablando de vino espumoso, exactamente del CAVA.

El primer error es compararnos con el CHAMPAGNE. No entiendo esta manía. Primero porque provienen de variedades diferentes. Repasamos las clásicas: CAVA: Xarel·lo, Macabeo y Parellada. / CHAMPAGNE: Pinot Noir, Chardonnay, Pinot Meunier.

¿Por qué no comparamos mismas variedades y manera de hacer otra tipo de vino? Por ejemplo, un Cabernet del Médoc con un Cabernet del Penedès.

A mí el CAVA me pone de mala leche y al mismo tiempo me sabe mal por amigos y productores. Siento que gente que cuida sus viñas, que intenta hacer la mejor materia prima, el mejor coupage y el mejor producto, con el método tradicional, se encuentren que su producto se los compare con productos mucho más económicos y se deban rebajar a precios escandalosamente baratos, para cubrir gastos y punto.

Asimismo me pone de mala leche, que un producto que podría ser único, se convierta en ocasiones en un producto vulgar, que se haya politizado tanto y que se pueda hacer en diferentes zonas que no tienen nada que ver entre ellas, sin desmerecer ni una, faltaría más.

Si en Francia está el Champagne y luego el Crémant, eso si cada uno con su zona, Borgoña, Loira, etc. ¿Por qué no se puede hacer aquí?

De nada ha valido el esfuerzo para que nuestro “CHAMPÁN” fuera llamado CAVA para que ahora dinamiten el nombre tan fácilmente.

Puedo entender que cada vez haya bodegas que hagan la suya y se marchen de las DO, pero sabe mal por los que siguen luchando y se ven cada vez más débiles.

Volviendo al principio, sobre las fronteras y la uva, y pienso que toda publicidad es lícita, o no.

En un momento, en el que estamos viviendo cambios políticos y de personalidad, creo que mensajes dentro de anuncios de un producto sobran, y bastante. Las bodegas publicitan sus productos desde una vertiente política marcada. Los hay que lo hacen de manera más sutil, y hay otros que van al bulto.

Señores cavistas en este caso, nosotros no nos bebemos ni la bandera española, ni la francesa, ni la bandera, con estelada o sin. Estaría bien que se limitaran a hacer un buen producto, y que no nos obligue a tomar ALMAX por lo que ponen dentro de la botella y ¡¡menos por la publicidad!!

¡¡Salud y Burbujas!!

Sergi Figueras – Sumiller de El Petit Celler

Escrit per

Deixa un comentari